Yo lo apoyo..¿Y tu?

martes, 24 de marzo de 2009

2. Let’s get Dirty!!





Como inquilina de este país, que ha estado en estado de narcolepsia durante tanto tiempo (Tiempo en el que reinaba la versión con bigotillo y sin carisma de la reina de corazones de Alicia en el país de las Maravillas), Hemos pasado del “Tomémonos de la mano donde alumbra la farola que los vecinos nos pueden ver” a “¿Qué puede hacer una mujer inteligente, atractiva, culta, ambiciosa y que le guste el sexo?... Ser Prostituta de alto standing” (Fragmento sacado de uno de los tráiler de la película española Diario de una ninfómana). Sinceramente y en mi modesta opinión, mi deducción es la siguiente… No hemos cambiado en nada, seguimos igual de confusos respecto a las relaciones personales y nos inventamos una falsa sexualidad abierta con la que poder evitar el tener que relacionarnos Afectivamente.


Situación real, propia y muy cercana en el tiempo; estoy en una cena con amigos, típico momento de conversaciones cruzadas, cada grupo habla de temas diferentes pero de repente cuando baja el tono de la conversación nos vemos sorprendidos con que dos de los grupos terminan con la misma frase, exactamente la misma frase desconcertante: “Pero es que si no quería una relación ¿Por qué me dijo te quiero, porque me hizo creer en algo que no existía?” en ese momento, los dos grupos de la mesa se miraron y nos reímos todos, porque diferenciamos conversaciones en las reuniones pero, en realidad el tema siempre es el mismo y la pregunta también; ¿Porqué Desconocemos tanto del comportamiento afectivo de los demás?, ¿Por qué nos pasamos la vida engañando y engañados?...

No se la respuesta, lo admito… pero es que nos sienta tan mal ese síndrome de Peter Pan, cuado lo sufre nuestra “pareja” (entre comillas por si resulta que con el tiempo incluso reniega de nosotros)… La realidad es que profesionales reputad@s en sus respectivos campos… se vuelven niños y niñas mimad@s y caprichos@s cuando están en la privacidad de sus parejas, emplean la crueldad en juegos amorosos y no tienen en cuenta con quien están jugando, eso en el caso de unos… pero otros actúan de manera despótica y vengativa haciendo daño afectivo a sus parejas aplicando la antigua y e inútil “Ley del Talión” sentimental; _“Es que yo era muy buena persona hasta que claro, una pareja me trató mal y lo más adulto que se me ocurre es seguir con el juego del a ver quien es peor persona y mas cruel, aunque otros no se lo merezcan”.

Con expresiones así nos encontramos todos los días porque nadie es capaz ya de ponerse en la piel del que tiene al lado… porque podemos decir 20.000 “Te quiero” vacíos y mañana hacer daño y ni siquiera inmutarnos… Porque somos así de sucios.

sábado, 7 de marzo de 2009

I. La ciudad.


Como decía La Mala Rodríguez en una de sus canciones; “Vamos a faltarnos el respeto” que mejor manera que contando verdades y sentimientos… que hablar y no callar, ofendiendo a quien tenga que ofender, más por alusiones que por ganas, porque en mi vida diaria trago mucho y como hobbie me he inventado el escupir sin abrir si quiera la boca, a golpe de tecla…

Se que esta actitud de critica tiene muchos detractores en mi entorno… pero opino que es justamente por el terror que tienen a escuchar “verdades incomodas” a veces peores que las de Al Gore.

Este Blog esta dedicado a mis impresiones y experiencias en una ciudad, ni grande ni pequeña, con la peculiaridad de encontrarse en medio de todo y alejada del mundo, tengo ejemplos de tantas culturas e inculturas, modelos diferentes de comportamientos, de distintas formas de relacionarse social, cultural, sexual y emocionalmente. En realidad este experimento se basa en esa personalidad observadora de mi entorno y de los individuos que me rodean o que llegan a formar parte de mi vida, Desde a la señora que pasa delante de mi en unos grandes almacenes y que probablemente jamás volveré a ver, hasta la persona con la que comparto cama… Así es, lo hondo y lo superficial, bien mezclado pero sin agitar.

Me presento: Tengo 29, soy soltera, no espero a nada ni a nadie y vivo y muero en una ciudad… Y vamos a “Faltarnos el respeto”.